Noelia y Anibal

Home / Testimonio / Noelia y Anibal
Noelia y Anibal

Noelia y Anibal

Nos enteramos del Modelo Creighton por medio de mi Jefa en el Servicio de Neurología. A Noelia, mi esposa, alguien también le comentó sobre la NaProTechnology en el laboratorio de análisis clínicos donde trabaja como bioquímica. Un día buscamos en internet y vimos varios videos explicando el Sistema Creighton y con testimonios. Antes habíamos estado «ciegos», nos habíamos sometido a varios métodos artificiales, como coito programado previa estimulación hormonal, inseminación artificial, e incluso fertilización in vitro en 3 oportunidades, todas con «profesionales» muy comerciantes que no nos dejaban tiempo para pensar qué es lo que estábamos haciendo, y sin buscar ninguna causa a nuestro problema.

Cada fertilización in vitro tenia un costo de aprox 15 a 20 millones (con descuento para médicos). Luego de la última vez coincidieron varias cosas: nos enteramos del modelo Creighton, abrimos los ojos, sobre todo Noelia -que como madre- sentía que esos «conjuntos de células»(como los llamaban esos comerciantes), eran nuestros hijos, que ellos tiraban a la basura cuando no eran «aptos». Y lo mas importante: nos acercamos a Dios. Empezamos a ir a Misas de sanación (eso nos ayudo mucho realmente), entramos al Movimiento Familiar Cristiano, y empezamos el Modelo Creighton.

La ansiedad disminuyó bastante, no del todo por supuesto, sobre todo para Noelia, que aún le tentaba querer probar la fertilización in Vitro una vez mas, con un nuevo médico que tenia mas «verba» que los anteriores, pero que para mí ofrecía más de lo mismo. Siempre fuimos juntos tanto a las consultas medicas como a las capacitaciones del Sistema Creighton con nuestra Practitioner. En momentos más difíciles también recurrimos a ayuda profesional de una Orientadora Familiar que trabaja con el equipo FertilityCare (que nos había recomendado nuestra Practitioner).

Esto fue muy importante también. Siempre tuvimos esperanza en la NaProTecnología, pero lastimosamente por todo lo que ya habíamos pasamos,y por nuestra edad, siempre teníamos una gran ansiedad. Anteriormente ya habíamos pensado en la adopción, pero no nos animábamos, e incidía el factor tiempo,etc. Con el Creighton siempre seguimos bien, con esperanza también. Yo sabia que un hijo calmaría la ansiedad que teníamos pero cargábamos muchos prejuicios contra la adopción. Por suerte, todo se presento de golpe. Fué Dios quien hizo todo.

El día de nuestro aniversario, 14 de Febrero, nos envió al amor de nuestras vidas: Nathan Ezequiel. Todo estaba planeado por Él, no hay otra explicación, no la encontramos, y por supuesto estamos más animados y menos estresados, para buscar la hermanita de Nathan por medio de la NaProTechnology, y ponemos todo siempre en manos de Dios.

Noelia Ferreira y Aníbal Molina