Un método totalmente natural

Nuestra historia empieza en el 2015 cuando decidimos buscar un bebé. Buscamos durante varios meses sin tener resultados por lo que consultamos con varios doctores expertos en fertilidad. Luego de 3 años de tratamientos como estimulación ovárica, coito programado e incluso “inseminación artificial” no lográbamos un embarazo ni nos daban un diagnóstico de porqué no había concepción.

Las parejas que pasan por este proceso saben el desgaste físico, mental, emocional y económico de este proceso.

En el 2018 llevábamos 3 años de buscar, rogar, pedir, anhelar y soñar con un hijo.

Estos 3 años no fueron fáciles, doy gracias a Dios que mi esposo fue un pilar para mí y que nunca perdió la fe, nunca dudó de que Dios nos concedería ese deseo tan grande de forma natural (sin tratamientos de “reproducción asistida”).

Después de muchos tratamientos desgastantes Dios nos guió a contactar a la Dra. Angélica Sarmiento y nos pareció muy interesante la NaProTechnology. Era lo que estábamos buscando: un método totalmente natural, que pueda buscar la causa e intentar corregir el motivo por el que no lográbamos el embarazo, porque teníamos la convicción de que fuimos diseñados por Dios para «fructificar y multiplicarnos».

En octubre del 2018 comenzamos el aprendizaje del Modelo Creighton con una de las practitioners, la Lic. Andrea.

Luego de 4 meses de graficar se constató que el moco cervical no era suficiente, que tenía sangrados anormales, fuera de mi período menstrual. En el mes de marzo del 2019 la Dra. Angélica me indicó una cirugía video laparoscópica (CVL) para descartar endometriosis, ya que -a pesar de que yo no tenía los síntomas “clásicos” de endometriosis- había biomarcadores en mi gráfica del Creighton que reflejaban que podía tener esa enfermedad. En junio del 2019 me sometí a la CVL de diagnóstico y tratamiento. Efectivamente, las gráficas no mentían: tenía lesiones de endometriosis abdominal dispersas hasta en el hígado y una adherencia en el ovario izquierdo. Luego de unas semanas, en ese mismo mes de junio, me quedé embarazada! Nuestro mayor sueño llegó de forma totalmente natural, sin tratamientos de “reproducción asistida”.

Nuestra hija hoy es fruto de nuestra fe, principalmente de la fe y el anhelo tan grande de mi esposo, que se mantuvo siempre firme y creyendo, todo se cumplió tal cual él soñó, deseó y proclamó.

Sólo quiero que sepan que Dios aún sigue haciendo milagros, que en su tiempo y su momento él hace y sobre todo, utiliza como herramienta en sus manos a profesionales totalmente capacitados como la Dra. Angélica Sarmiento y su equipo de trabajo iCare. Gracias Dra. Angélica y Lic., Andrea, por haber sido de tanta bendición para nuestras vidas. 

¡Hoy nuestro mayor milagro tiene 2 meses de edad y se llama Mia Vittoria, porque ella es nuestra Victoria en Cristo Jesús!